Día Mundial del Cerebro

Hoy es el Día Mundial del Cerebro, y este año, está dedicado a la migraña.

La migraña afecta a un billón de personas en el mundo.
Aunque durante un ataque de migraña la persona que lo sufre se siente sola y necesita estar aislada del entorno, sabemos que en un solo día están ocurriendo mas de 83 millones de ataques. La prevalencia de la migraña es de 12% a nivel global (18% de mujeres y un 8% de hombres).

La migraña está considerada la segunda enfermedad neurológica mas discapacitante después del ictus, y es la primera en los mejores años de nuestra vida: 20-60 años.
A nivel global, es la 6ª enfermedad mas discapacitante, y la tercera si cogemos la misma franja de edad. Haciendo un ejercicio de traducción del dato, para que nos hagamos una idea…cuando una persona de 54 años nos cuenta que ha tenido 1 solo día de migraña a la semana durante los últimos 40 años (desde la adolescencia), esto suman 2.080 días en 40 años, que es un total de 5,7 años perdidos en 40 años. Es decir, que esta persona ha dejado de vivir, ser, y trabajar casi 6 años de su vida…casi es como si tuviese 48 años en vez de 54. Este es el impacto que tiene la migraña en un solo individuo, con una migraña considerada episódica y “poco frecuente”.

El lema que ha escogido la Organización Mundial de la Salud es “the painful truth”…y es cierto, que la realidad es dolorosa. Por un lado, no tenemos los suficientes recursos para investigar y poder mejorar nuestro conocimiento para ofrecer soluciones prácticas a los que sufren, por otro lado, no tenemos los suficientes médicos interesados en esta patología y la red asistencial que haría falta.

Hay que comprender que la migraña es una enfermedad genética neurosensorial compleja del cerebro que se manifiesta con ataques discapacitantes que son episódicos y recurrentes y que necesita de un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Nuestro deseo para un día como hoy, es que en la migraña debemos facilitar el acceso asistencial, impulsar la investigación, innovación y educación dado que son los pilares, necesarios para mejorar el tratamiento y cuidado de nuestros pacientes.

Autora: Patricia Pozo Rosich

 

Dra. Patricia Pozo Rosich

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *